⚽️ Superliga: Vélez volvió al triunfo

El fortín, en su aniversario de plata de la Copa Intercontinental, pudo sumar de a tres ante su gente.

En Liniers, Vélez Sarsfield derrotó a Colón por 3-1, en el marco de la 15° fecha de la Superliga Argentina de Fútbol 2019/2020.

Desde el primer minuto, en las acciones de juego se notó a un Vélez muy paciente a la hora de buscar el arco de Burián, pero con las ideas claras de cómo llegarle al rival.

La movilidad en el mediocampo con Giménez y Domínguez adelantados, con Gago como la punta de ese triángulo invertido; más los apoyos por las bandas del Pitu y Cufré; todo el equipo se movía en pos de generar el espacio para llegar claro a la puntada final.

Fue muy importante la movilidad de Leandro Fernández en esos primeros minutos para generar espacios y no dejar referencias a los centrales Sabaleros.

Tras varias aproximaciones, llegó el grito de gol atragantado y tan ansiado de las últimas cuatro fechas. A los 21 de la primera etapa y tras el despeje de un córner, Thiago Almada empalmó desde afuera del área un remate de derecha que se clavó abajo dejando sin respuestas a Burián. El Guayo salió corriendo de cara al hincha celebrando una conquista que fue el desahogo de las últimas semanas y fue al encuentro del abrazo con el mítico Cubero.

Sin la presión de anotar, el conjunto fortinero jugó el encuentro con más soltura y se inclinó en ir decididamente sobre el arco rival. Buenas combinaciones, triangulaciones para llevar peligro.

Fue a los 25 minutos, donde volvió a romper la resistencia del golero uruguayo. Esta vez fue Fernández el que ajustició al uno, luego de una exquisita habilitación de Nico Domínguez. El Loco, al igual que Thiago, fue llamando con señas a Cubero para que se sume a los festejos y de a poco vaya teniendo el merecido reconocimiento a su trayectoria.

Cuando más tenía controlado todo el equipo de Heinze, los de Lavallén dieron el golpe. Fue Bernardi el que se filtró en una buena contra bien manejada a pocos toques por la visita. El volante enfrentó a Hoyos y definió suave a un palo. Un descuento para Colón que le devolvió la presión a un Vélez que, así y todo, nunca abandonó su idea.

En el complemento, el tanto de Nicolás Domínguez en su nuevo rol goleador, le dio la tranquilidad de la ventaja al equipo. Una muy linda forma de despedirse también del hincha en el Amalfitani, antes de emigrar rumbo a Italia, para sumarse al Bologna.

Con esa ventaja, Vélez comenzó a dilapidar situaciones de gol en los pies de Janson y Fernández. Un partido que tenía tres goles para el local, pero mil situaciones para ampliar ese marcador.

De todas formas, nadie desentonaba en Liniers para los que se vistieron como hace 25 años. Gago en un nivel superlativo, bien acompañado en el medio por el Tonga y Nico; Almada desequilibrante. Abram y Giannetti finos, como la actuación soberbia de Cufré. Todos jugando y metiendo, propiciando el camino para la despedida del ídolo.

Así, a pocos minutos del final llegó el momento de la ovación. Gabriel Heinze le dio cancha a Cubero y el estadio se vino abajo.

Desde allí al final todo fue goce. Cubero se despidió en uno de los mejores partidos de Vélez y detuvo su cuenta récord de máximas presencias para ser, tal vez, inalcanzable.

Síntesis → Vélez Sarsfield 3-1 Colón SF   

   

   

Fuente: Prensa Vélez.
Foto: @Velez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *